Gotas (un making of)

Hace algunos días, Fernando, un compañero de la AFI nos comentó que quería realizar fotografías de gotas de agua cayendo. Había estado investigando un poco por internet el modo de conseguir este tipo de fotografías y nos invitó a compartir la experiencia.

Como podéis suponer, no dudé en apuntarme, en caso contrario no hubiese escrito este artículo, así que nos reunimos un sábado por la mañana cuatro compañeros con intención de intentar lograr alguna fotografía interesante.

El primer paso fue crear un sistema de goteo. Aunque lo ideal podría haber sido usar un sistema clínico de gota a gota, o quizá una bureta de laboratorio, no disponíamos de dichos elementos, por lo que tocó construir uno casero. Al final la solución fue hacer un pequeño agujero en el fondo de un baso de plástico usado un alfiler fino, que tapamos con un poco de cinta para poder "parar" el sistema en cuanto tuviésemos un momento.

Montando el sistema de goteoHay que decir que variando el tamaño del agujero se consigue variar el tiempo que transcurre entre la caída de dos gotas de agua. A lo largo de la mañana también vimos que dependiendo de lo lleno que está el vaso, y por lo tanto de la presión que hay en el fondo del mismo, también nos cambiaba el tiempo que pasaba entre la caída de una gota y la siguiente, siendo menor cuanto más lleno estaba el recipiente.

Dicho degoteador lo colgamos de un cilindro de cartón, que posiblemente procedía del nervio de un rollo de papel para fondos agotado recientemente y que nadie se preocupo de tirar a la basura, por lo que estaba abandonado en un rincón del estudio. Usando dos pies de flash lo elevamos aproximadamente un metro sobre la superficie de trabajo. A mayor altura se logra más velocidad de la gota en el impacto sobre la superficie, por lo que su rebote es mayor.

Estas gotas que caían lo hacían sobre un recipiente de cristal, que en nuestro caso era un jarrón, lleno de agua hasta el punto que rebosaba. Este jarrón lo colocamos dentro de una cubeta de laboratorio, cuya finalidad únicamente era la de evitar que dejásemos la sala toda encharcada. Hay que decir que probamos diversos recipientes, unos más bajos y que otros. Nos decidimos por este jarrón por dos motivos. Era lo suficientemente alto como para que la cubeta de la base no saliese en los encuadres y por que, según nos comentó Fernando, la cantidad de agua que ponemos en el recipiente influye en la altura del rebote de las gotas de agua.


El tercer elemento que colocamos fue el fondo. En un primer momento usamos una cartulina negra, que descartamos enseguida por los reflejos que nos generaba en el recipiente de cristal sobre el que caía el agua, pasando primeramente a un fondo azul y quedándonos con un fondo blanco apartado un metro aproximadamente del eje de caída del agua.

Para iluminar la escena usamos un flash Nikon SB-900 colocado a la izquierda del objeto, y apuntando hacia el fondo, de modo que la luz nos rebotaba sobre el fondo blanco y nos iluminaba la escena desde atrás con una luz suave muy agradable. Una de los efectos conseguidos de este modo, era que evitábamos reflejos del flash en el recipiente de cristal. A lo largo de la mañana fuimos jugando con varios geles de colores para teñir la escena de tonos diferentes. Este flash lo disparábamos mediante el uso de un disparador por radiofrecuencia Yangnuo RF-602. La siguiente imagen muestra el esquema de luces empleado.

En cuanto a los ajustes de la cámara, disparamos a ISO 100, f/8, 1/125, con la cámara colocada sobre trípode. Fernando fue previsor y llevaba su cable disparador para minimizar trepidaciones, yo no lo fui tanto, por lo que tuve que disparar de manera normal.

Este es el montaje que realizamosAl trabajar a muy poca distancia del objeto y con objetivos de focal larga, todos usamos focales entre los 100 y los 200 mm, nos encontramos ante situaciones de poca profundidad de campo, por lo que el enfoque es crítico y dificultoso. El método que usamos para enfocar fue el siguiente.

  • Activamos el autofocus de la cámara.
  • Sostenemos un lápiz en el punto en el que las gotas de agua impactan sobre la superficie del agua y enfocamos en dicho lápiz.
  • Desactivamos el autofocus de la cámara.
  • No mover la cámara del sitio.

La ayuda del lápiz u otro objeto es imprescindible para lograr un buen punto de enfoque. Al ser la caída del agua discontinua y rápida, la cámara no tiene tiempo suficiente de captar el movimiento de la gota, por lo que es mejor preenfocar y una vez ajustado el enfoque, desactivar el foco automático de la cámara.

Esta es la parte técnica del montaje. A continuación viene lo más difícil, que es tomar la fotografía. Aquí nos ayuda el ritmo de caída regular de las gotas de agua, así que es cuestión de ver cuanto tiempo pasa entre gota y gota y disparar. Mirar la fotografía lograda y volver a disparar, así hasta encontrar la foto que queremos.

Una foto tomada demasiado tardeCosa curiosa, la ráfaga de disparos pocas veces dio buenos resultados, aunque la potencia del flash la teníamos bastante baja, por lo que no tuvimos en ningún momento de preocuparnos de la velocidad de recarga, creo que el tiempo que necesita cada gota al caer es menor que el tiempo que transcurre entre dos disparos.

A partir de aquí fuimos disparando. Para dar más variedad de tonos a las imágenes, fuimos colocando geles de distintos colores frente al flash. Cosa curiosa. Cuando ajustamos el balance de blanco a automático, la cámara nos "compensaba" el efecto de estos geles, obteniendo directamente una imagen neutra, así que tuvimos que disparar con balance de blanco a flash, para mantener la dominante de color introducida con los geles de colores.

El resultado fue satisfactorio, somos conscientes que nos queda mucho por recorrer, pero esta primera exploración nos dio muchas satisfacciones. Como conclusiones sacamos que para obtener resultados hay que tener mucha paciencia, pero que con calma y tiempo se obtienen resultados espectaculares. Nos ha quedado pendiente de experimentar otro tipo de iluminaciones, con un par de luces, una de ellas cenital era uno de los esquemas que Fernando tenia en mente. También podemos experimentar con otro tipo de fluidos, variando la viscosidad del mismo, para variar el tipo de efecto conseguido.

Finalmente  os dejo con una galería de imágenes. Como siempre, si pulsáis sobre las fotos las podréis ver un poco más grandes.

 

  • gota 01
  • gota 02
  • gota 03
  • gota 04
  • gota 05
  • gota 06
  • gota 07
  • gota 08
  • gota 09
  • gota 10
  • gota 11
  • gota 12
  • gota 13
 

  • MARIA GREGORI

    Enviado 2013-04-27 16:02:47

    Bon resum, que ens servirá de molt. Va ser una bona experiència i això només és el començament. Qui vulgui s'hi pot apuntar, més idees, més coordinació més divertiment, i sobretot més bons resultats

    Contestar.

    • Llorenç

      Enviado 2013-05-31 00:05:54

      Bon resum, que ens servirá de molt. Va ser una bona experiència i això només és el començament. Qui vulgui s'hi pot apuntar, més idees, més coordinació més divertiment, i sobretot més bons resultats

      Moltes gracies Maria per el teu comentari. Com bé dius, això només va ser el inici del camí. Veurem on ens porta!

      Contestar.

Comentar...